tarot
 
videncia

INICIO

LOS MAYAS
PIRAMIDE MAYAS
EGIPCIOS Y MAYAS
RUINAS DE COPAN
PROFECIAS, MAYAS
CALENDARIO 13 LUNAS
LEYENDAS MAYAS
---------------------------------------
EGIPTO
DIOSES DE EGIPTO
JAMBLICO, MISTERIOS
PANTEON EGIPCIO
HISTORIA DE EGIPTO
PIRAMIDES MILENARIAS
PIRAMIDES DE GIZA
PIRAMIDES ESCALONADAS
---------------------------------------
EL IMPERIO INCA
LOS CELTAS
DE QUE ARBOL CAISTES
MITOS CELTAS
NACIONES CELTAS
IMPORTANCIA DEL ARBOL
HISTORIAS CELTAS
ESPIRITUS
LA SANTERIA
LOS SANTOS
LA OUIJA
MAGIA BLANCA
HECHIZOS Y CONJUROS
FLORES DE BACH
---------------------------------------
FENG SHUI
NUMEROLOGIA GRATIS
TIRADA DE TAROT
LOS SUEÑOS
MEDITACION
LOS OVNIS
HOROSCOPO CHINO
ASTROLOGIA
TIRADA DE RUNAS GRATIS
HOROSCOPO GRATIS
RITUALES
CARTA ASTRAL
---------------------------------------
Horoscopo mensual Acuario TAROTISTAS
Horoscopo Mensual Aries
Horoscopo Mensual Cancer
Horoscopo Mensual Capri..
Horoscopo Mensual Escorpio
Horoscopo Mensual GeminisHoroscopo Mensual Leo
Horoscopo Mensual Libra
Horoscopo Mensual Piscis
Horoscopo Mensual Sagi...
Horoscopo Mensual Tauro
Horoscopo Mensual Virgo
TAROTISTAS


---------------------------------------

 

LA IMPORTANCIA DEL ARBOL

Los celtas veíamos en el árbol no sólo la esencia de la vida sino el recurso para predecir el futuro. Curiosamente, este medio tan primitivo era considerado por los druidas el más eficaz a la hora de establecer un pronóstico sobre el destino que espera a cualquier ser humano. Al observar todo el conjunto del árbol, desde sus raíces que se hundían en la tierra hasta su copa más o menos frondosa, lo que aconsejaban era mantener la vista elevada, permanecer bien apoyado en el suelo y tener en cuenta que la Naturaleza es tan previsora que a un tiempo de caída de las hojas le sigue otro de nieves, las cuales propiciarán la aparición de los mejores brotes. Se habría llegado entonces a la época de fertilidad y del renacimiento de la vida más pletórica. Desde el principio de los tiempos el árbol había mantenido una relación vital con el ser humano celta, al proporcionarnos el primer hogar, leña, sombra y alojamiento para las aves que podían convertirse en caza para alimentar a la tribu. Sin embargo, los druidas consideraban que la relación podía hacerse más íntima, si se tenía en cuenta que cada hombre o mujer lleva en su interior un árbol, por medio del cual alimentaba el deseo de crecer de la mejor manera. nEn realidad el árbol suponía el protector de todo lo material y espiritual de los seres humanos celtas. El árbol articulaba toda la idea del cosmos al vivir en una continua regeneración.  Además en él contemplaban los druidas el simbolismo de la verticalidad, de la vida en completa evolución, en una ascensión permanente hacia el cielo. Por otra parte, el árbol permitía establecer una comunicación con los tres niveles del cosmos: el subterráneo, por sus raíces que no dejaban de hurgar en las profundidades que recorrían en la continua necesidad de encontrar agua; la de la superficie de la tierra, por medio de su tronco y sus ramas; y las alturas, a través de la copa y las ramas superiores, siempre reunidos la totalidad de los elementos: el agua que fluía en su interior, la tierra que se integraba en su cuerpo por las raíces, el aire que alimentaba las hojas y el fuego que surgía de su fricción. Los celtas conseguíamos el fuego frotando hábilmente unas ramas, entre las cuales habíamos introducido hierba seca o paja.

El árbol era el eje del mundo

Debido a que las raíces del árbol se sumergían en el suelo mientras sus ramas se elevaban al cielo, el druida lo consideraba el símbolo de la relación tierra-cielo. Poseía en este sentido un carácter central, hasta tal punto de que suponía la esencia del mundo.  Son muchas las civilizaciones antiguas que han establecido su árbol central, ése que era tenido como el eje del mundo: el roble de los celtas; el tilo de los alemanes; el fresno de los escandinavos; el olivo de los árabes; el banano de los hindúes; el abedul de los siberianos, etc. Tanto en la China como en la India el árbol que es considerado el eje del mundo se halla acompañado de pájaros, lo mismo sucedía con los celtas, ya que éstos reposan en sus ramas. Lo considerábamos estados superiores del ser, que se hallaban vinculados, al mismo, con el tronco del árbol. Los pájaros eran doce, lo que recordaba el simbolismo zodiacal y el de los Aditya, que constituyen la docena de soles. La misma cantidad suman los frutos del árbol de la vida, los cuales son signos de la renovación cíclica que se produce en todo lo vivo que hay sobre la Tierra.

El árbol cósmico

El árbol cósmico para los druidas era el central: su savia suponía el rocío celestial y sus frutos proporcionaban la inmortalidad (el retorno del ser o un estado paradisíaco). Así ocurría con los frutos del árbol de la Vida que se encontraba en el Edén, las manzanas de oro del Jardín de Hespérides y los melocotones de la si-wang, la savia del Haoma iraní. El hiomaragi japonés también es valorado como un árbol cósmico, igual que el Boddhi, bajo el cual Buda alcanzó la plena iluminación, por lo que desde entonces representa al mismo Buda en la iconografía primitiva. El simbolismo chino conoce el árbol de la fusión: une el Ying con el Yang (cruzamiento de las flores masculinas y las femeninas del árbol).
Asimismo, las dos categorías de árboles: los de hojas caducas y los de hojas perennes están afectados por signos opuestos: uno simboliza el cielo de las muertes y renacimientos; y el otro representa la inmortalidad de la vida, es decir, dos manifestaciones diferentes de una misma identidad. En Bolivia y Haití, el árbol no sólo es de este mundo, se yergue en el más próximo y sube al más lejano. Va de los infiernos a los cielos, como un camino de viva comunicación.

El árbol de los antepasados

De acuerdo con las ideas de muchos antropólogos, podemos creer que el árbol fue considerado un antepasado mítico de una tribu, al hallarse en relación estrecha con el culto lunar.
Así lo afirmaban los druidas.
Esto lo presentaron en forma de una especie vegetal.
Pero existen numerosos ejemplos en otras culturas: los maos y los tagálop de las Filipinas; el yu-nan de Japón; los ainus de Asia central; y en Corea y en Australia que unen los orígenes de sus razas con el bambú y la acacia. El árbol también interviene en las interpretaciones antropomórficas (transformación del hombre en árbol y viceversa).
Esto lo vemos en las creencias de los pueblos altaicos y turco-mongolés de Siberia, lo mismo que en los celtas. El matrimonio místico entre árboles y humanos, es común en la India, en el Penjab y en el Himalaya. También en los siux de América del Norte, y entre los hotentotes de Africa.

 

SIGUIENTE

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 Precios: Máximo desde. Fijo: 1,21; desde movil Movil 1,57 Euros minuto. IVA incluido. Mayores de 18 años
93 122 00 07 : En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta y Visa ó Mastercard.

PAGINAS RECOMENDADAS:

Tarot Gratuito - Tirada de Tarot On line - Tarot Economico - Horoscopo Videncia